mariam blogLas mujeres tenemos fama de comprar en exceso y comprar artículos que no necesitamos. La mayoría sentimos placer en  irnos de compras y regresar a casa llena, cargada de paquetes en las manos si bien esto es algo que puede traer placer a nuestras vidas también es cierto que esta conducta incontrolada puede causar escasez en la economía familiar y hasta problemas en nuestro matrimonio.

Como hijos de Dios somos llamados a ser buenos administradores de los bienes que Él nos ha entregado. Somos llamadas a velar por la economía personal y la economía de nuestro hogar. Dios deseas que seas una mujer de ejemplo, una mujer ejemplar que compres e inviertas sabiamente para el beneficio de tu marido, de tus hijos, y que aun tengas para compartir con el necesitado. Es decir que actúes con sabiduría.

Si hoy te das cuenta que no has estado administrando diligentemente los bienes que Dios te ha entregado, hoy es el día para comenzar a ser esa mujer virtuosa que Dios quiere que seas.

Confía en Él, y pídele ayuda. Veras la diferencia en tu vida.