Durante esta semana quiero que te enfoques en hablar palabras llenas de Fe; Piensa bien lo que vas a decir antes de hablar, analiza si las palabras que vas a mencionar son de bendición. No niegues las circunstancias reales que te rodean, mas bien, confiesa lo que la palabra de Dios dice sobre esa situación.   

Por ejemplo, si estás estornudando, tosiendo, respirando con dificultad y el médico te ha dicho que tienes catarro o trancazo, no sería verdad si dices que no estás enferma pero puedes aprender a presentar una situación negativa de una manera positiva. Puedes decir algo así : “Yo creo en el poder sanador de Dios, está obrando en mí y en pocos días estaré completamente sana”. 

En vez de enfocarte en el dolor o la enfermedad, con tus palabras, confiesa que el poder de Dios está obrando en la situación que estás atravesando.