Alguna vez le has preguntado a Dios ¿hasta cuando estaré en este problema? Cuando la pregunta debería ser: ¿Dios como debo conducirme mientras estás trabajando en esta situación?

Dios tiene bendiciones preparadas para ti y las pruebas a veces opacan o no permiten que veamos la solución. Las pruebas son parte de nuestro crecimiento, y en medio de las pruebas, es importante mirar como nosotros reaccionamos, como nos comportamos con las personas involucradas, nuestras familias y amistades, ya que es una muestra de la condición o el estado de nuestro corazón.

El Señor nos dice en Proverbios 4:23 “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón;Porque de él mana la vida.”

Si dejamos que las pruebas afecten nuestro Corazón, estamos impidiendo que el amor florezca en él y la vida que podemos dar a través de él también.

Tu actitud determina tu altitud. La manera en que te conduzcas determinara la vida que impartes a otros en medio de las pruebas.