“Confía en el Señor con todo tu corazón; y no dependas de tu propio
entendimiento”. Proverbios 3:5. Este versículo nos enseña que la fe y el
entendimiento no son lo mismo. ¿Con qué parte de tu ser confías?

La fe funcionará en tu corazón. Caminar por fe no quiere decir que no
tendrás desafíos, y que no serás tentado con la duda, pero lo que no puedes
permitir es que el enemigo te mantenga en el ámbito del razonamiento y la
lógica.

La fe es una decisión. Hoy toma la decisión de confiar. Cree que todas
sus promesas se cumplirán una a una, y mantente completamente convencido de que lo que Dios te ha prometido, lo hará.