La Biblia dice que, si obedecemos a Dios, todas las cosas nos saldrán bien. Tendrás éxito en todo lo que hagas y todo lo que tus manos toquen, será prosperado y bendecido.

La obediencia trae a tu vida el cumplimiento de la voluntad de Dios. El deseo de Dios es bendecirte en todas las cosas. 3 Juan 1:2 dice: “Amado, yo deseo que tú seas prosperado en todas las cosas, y que tengas salud, así como prospera tu alma”.

Oración: Padre Celestial, hoy recibo de ti la clave para alcanzar el éxito en todas las cosas que emprendo. Ayúdame a mantenerme firme y ser obediente a tu palabra. Declaro que soy bendecido y prosperado, y que tu palabra es la luz que guía mi vida y todas las decisiones que hago, son dirigidas por tu Espíritu Santo. En el nombre de Jesús, amén.