¿Alguna vez te has sentido como sí nadie te quiere? ¿solo? ¿cómo si Dios se olvidó de ti? Quiero recordarte que Dios te ama y El conoce tu corazón. Jesús lo dio todo por ti. Estoy segura que sí El tuviera que venir a la tierra, vivir la vida misma vida que vivió y ser crucificado como lo hizo 2,000 años atrás SOLO POR TI, El lo haría.

Aveces pasa el tiempo y no escuchas a Dios, no vez respuesta a tus oraciones y pierdes la esperanza. Es en ese momento cuando debes recordar que a lo largo de tu vida, es Él quien te ha venido abriendo caminos donde creías que ya no podían existir; y así como lo hizo en el pasado, también lo puede hacer hoy, no porque lo merezcas sino por Su misericordia y Su amor por ti.

Ignora la voz del desanimo que destruye tu fe. ¡Todavía hay esperanza! Continúa creyendo en las promesas de Dios y pon en Sus manos tu vida y la de tu familia. Confía en Sus planes y recuerda que Su manera de pensar es diferente a la de nosotros, como así también Su tiempo es diferente al nuestro. El es capaz.

Sonríe, el ayer fue necesario para disfrutar el presente. ¡Dios no se olvida de ti!

________________________________________

Dios no se olvida de ti // God hasn’t forgotten about you

Have you ever felt unloved? alone? As if God has forgotten about you? I want to remind you that God loves you and He knows your heart. Jesus gave it all for you 2,000 years ago and I am sure that if He had to do it all over again JUST FOR YOU, He would.

The times that days go by and you don’t hear from God, your prayers don’t seem to get answered and you begin to lose hope, those are the times where you need to remember those past victories where it was God that opened doors you thought couldn’t be opened, or healed you when the doctors said there was no cure. If He did it then, He can do it now. Not because you deserve it but because of His mercy and love for you.

Don’t listen to the voice of discouragement that destroys your faith. There is hope! Continue believing in the promises of God and place your family and your life in His hands. Trust in His plans and His perfect timing. He is able.

Smile and remember that yesterday was necessary to enjoy today. God hasn’t forgotten about you!