En el Salmo 121 encontramos una promesa de Dios que sirve como un recordatorio de que no importa lo que estemos confrontando, Él nos guarda y está con nosotros en todo momento.

Quizás no estas pasando por un momento difícil pero tal vez hay una decisión importante en tu vida que tienes que tomar y no sabes que hacer.

Quiero recordarte que el Señor tiene planes de bien para ti y jamas te dará una respuesta que contradice Su propósito para tu vida.

Solo tienes que alzar tu mirada al cielo y aferrarte de Sus promesas y encontraras la respuesta que buscas.

Te animo en este día a que te acerques a tu Padre Celestial y le des gracias por lo que Él hizo, lo que está haciendo y lo que hará. Búscalo en todo momento Él está esperando pacientemente para guiarte hacia la bendición.