Cada vez que estés determinado a edificar algo, el enemigo se va a meter para interrumpir todo lo que quieres edificar. Y si no puede hacerte desistir, entonces va a querer involucrarse en lo que sea que estés haciendo para retrasarlo o para dañarlo.

Declara que Dios te llena de sabiduría para que puedas interceptar los planes del enemigo y destruir toda conspiración que se esté tramando en contra tuya.

Nada ni nadie va a detener lo que Dios tiene asignado para tu vida. Prepárate a recibir lo mejor de Dios. ¡Amén!