El campo de batalla más fuerte que tiene el enemigo es nuestra mente, la cual puede determinar el éxito o el fracaso en toda área de nuestra vida.

Tu no puedes controlar el hecho de que pensamientos negativos lleguen a ti, pero sí puedes evitar meditar en ellos y pensar en ellos constantemente. El maestro de mi esposo Kenneth E. Hagin decía: “Tu no puedes evitar que un pájaro se pose en tu cabeza, pero si puedes evitar que haga un nido”. Satanás está muy interesado en dominar tu mente, porque él sabe que, si tú le das cabida a pensamientos negativos, pronto pasarán de tu mente a tu corazón.

Tenemos que tomar autoridad sobre todo pensamiento negativo de temor o derrota que el enemigo quiera plantar sobre nosotros; santificar nuestra mente y
enfocarnos en las promesas de Dios.

Declara hoy que tienes la mente de Cristo y enfócate en todo lo bueno, todo lo justo y todas las promesas de bendición que Dios tiene para tu vida.