En el libro de Marcos 10:17-22 cuando Jesús le dijo al joven rico: vende todo lo que tienes y dáselo a los pobres, dice que el millonario se fue triste. Este sentimiento demuestra claramente que la fe de este joven no estaba puesta en Dios sino en sus bienes, él vio en el confiar en Dios como una perdida y no como una ganancia.

Cristo-y-el-Joven-rico

No hay nada malo en tener dinero, ni en ser prósperos, mas bien es el deseo de Dios el bendecirnos en todo, lo malo está en poner nuestra confianza en las cosas materiales.

Hoy te animo a que medites, en donde esta puesta tu confianza?, en tus bienes? En tu trabajo? En tu esposo? Esto no es una cuestión de riquezas sino de actitud, de tu corazón y de tu confianza.