Cuando nos encontramos en un dilema en nuestra vida usualmente acudimos a nuestras amistades o familiares sobre qué decisión tomar y escuchar tantas opiniones nos puede confundir más.

Pero hoy quiero decirte, que tengas mucho cuidado antes de poner en práctica un consejo que aunque parezca bueno; no necesariamente sea lo correcto para tu vida. No te precipite en nada sobre todo al momento de tomar una decisión importante. Todas las cosas de tu vida debes presentársela a Dios primero.

Pídale a Él la sabiduría que necesitas y escucha su dirección. En la biblia se menciona que: si alguno de nosotros tiene falta de sabiduría, pídasela a Dios, el cual la da abundantemente y sin reproche. Así que no dudes en acercarte a él para que te guíe, Él lo hará gustosamente si tu lo crees.

Yo declaro que tienes una mente bendecida donde no hay lugar a la confusión. Declaro que tienes los pensamientos correctos que te llevarán a tomar las decisiones correctas pues tienes la mente de Cristo. ¿Lo puedes creer? Si esto es así escribe AMÉN.