Soy mamá como muchas de ustedes y aunque ya mis hijos están grandes, aún recuerdo cuando eran pequeños, que no paraba un momento, estaba todo el tiempo ocupada. Entre las tareas, la casa, la comida, el trabajo y mi esposo, apenas tenía tiempo para estar a solas con Dios.

No importa en la etapa que te encuentres como mamá, Dios quiere que vayas a El y le entregues todas tus cargas, siempre vas a encontrar paz y palabras que te llenarán de ánimo para seguir adelante. Mateo 11:28 dice: “Venid a mi todos los que están trabajados y cargados, y yo los haré descansar”.

Disfruta cada etapa de la vida de tus hijos porque pasará muy pronto.

Hoy soy abuela y mi consejo para ti es que No te canses de ser mamá., aun cuando no veas resultados por tu sacrificio, pero con el tiempo verás la recompensa que Dios tiene para ti.