El Señor te ama, y cada día anhela acercarse a ti para tener comunión contigo. A veces estamos tan ocupados y con tantas responsabilidades que no sacamos un tiempo para tener comunión con Dios, para buscar su presencia y entregarle nuestro día y nuestros proyectos.

Algo maravilloso sucede cuando buscamos ese espacio especial para entrar en su presencia y conocerle más profundamente. Esto debe ser una prioridad en nuestra vida.

Acércate a Dios sin temor, busca su presencia cada día, y Él llenará tu vida de fe, fortaleza y paz interior.