No importa por lo que hayas pasado, ni las cosas que te han hecho, ni en el lugar donde te encuentras hoy. ¿Sabes que nunca has perdido tu valor? Dios sigue teniendo un plan perfecto para tu vida y no hay nadie que lo pueda cambiar.

Una de las más grandes mentiras que el enemigo nos hace creer es que no estamos capacitadas ni listas para alcanzar nuestras metas y nuestros sueños. No importa la edad que tengas, si aún estás viva y estás leyendo estas palabras, entonces ¡tú propósito en la tierra aún no termina! Imagínate si tuviéramos que esperar a que alcancemos un nivel de perfección en nuestras vidas, este día nunca llegaría. Dios te puede usar en el lugar donde estas hoy con tus imperfecciones y tus faltas.

Para Él es un gozo poder enseñarte Su misericordia y demostrarle al mundo que Su amor es más que suficiente. Dios es experto en transformar las situaciones malas en grandes testimonios. ¡Atrévete a soñar en grande!

Ahora bien “Y sabemos que Dios hace que todas las cosas cooperen para el bien de quienes lo aman y son llamados según el propósito que él tiene para ellos.” Romanos 8:28