¿Alguna vez estuviste creyendo en algo que tardó tanto en llegar que sentiste que nunca iba a suceder?

Me he encontrado con muchas personas que están esperando por un milagro de sanidad o un avance en sus vidas, y parece que nada está funcionando.

Tal vez te sientas así hoy, pero déjame animarte: Dios nunca me ha decepcionado y tampoco te va a defraudar. Ya sea que parezca o no, Dios está trabajando en algo para ti.

No te rindas, no te canses. Que no se pierda lo que Dios tiene para ti solo porque no está sucediendo tan rápido como quisieras. Necesitas mantenerte en la Palabra y seguir creyendo que Dios está trabajando detrás del escenario. Proclama que Él está obrando a tu favor y que nunca renunciarás a obtener la victoria.