Siempre es bueno que entreguemos a Dios nuestro comienzo de año para honrarlo y declarar que cada área de nuestra vida le pertenece.

En este nuevo año 2020, año de nueva visión y manifestación de su poder, Dios hará algo especial y distinto.  Los sueños y las visiones se incrementaran y el Señor nos dará ideas y conceptos nuevos que producirán incremento para su Reino.

Dios quiere que maduremos, para conocer más la persona del Espíritu Santo, alcanzar metas y ver su poder manifestado en cada área de nuestra vida y familias.

Creemos firmemente que veremos un avivamiento entre nuestros hijos como nunca antes y que el poder de Dios se manifestará grandemente en nuestra familia y en nuestra nación.

Declaramos y recibimos en este nuevo año todas las bendiciones que Dios tiene para nosotros en el nombre de Jesús. Amén y Amén.