Dios llamó a Noé para que hiciera algo que no tenía sentido, algo inusual.
Construir una barca y no había lluvia? Esto requería de Fe y obediencia ya
que Noé no sabía cómo sucedería, pero él sabía que debía obedecer a Dios y
seguir la visión que Dios le había mostrado.

A veces no podemos comprender las cosas que Dios pone en nuestro corazón, o
a veces no nos sentimos capacitados o con experiencia para hacerlo, pero si
tu eres obediente y tienes una buena actitud, el Señor te usará para hacer
grandes cosas.