Reflexionando en este comienzo de semana acerca de las maravillosas promesas de Dios. Que bueno es saber que tenemos un Dios de amor y de compasión, que siempre está dispuesto a perdonarnos y darnos una segunda oportunidad.

Un Dios que tiene la habilidad de darnos paz en medio de la tormenta.

Estamos viviendo tiempos diferentes, pero en la palabra de Dios siempre vas a poder encontrar consuelo, fortaleza y esperanza.

En medio de tanta oscuridad, declaramos que la luz de Jesus brillará sobre nosotros y que su mano poderosa nos protegerá de todo mal y nos guardara de cualquier plaga y no nos tocara.

Dios es tu ayuda en todo tiempo y te va a sacar de esa situación que estás viviendo en la que tú no puedes ver una salida. Confía en Dios y descansa en sus promesas y verás la diferencia.