Este Salmo nos está mostrando que debemos cada día buscar de la presencia de Dios.

Es en ese lugar donde vamos a encontrar todo lo que necesitamos. Así que cada mañana aparta un tiempo para que puedas leer la palabra, y entregarle tu día al Señor.

Vas a poder recibir lo que necesitas para enfrentar el día.

El Espíritu Santo te llenará de poder y de sabiduría para que te puedas mantener enfocado y puedas lograr hacer y completar lo que Dios tiene asignado para ti cada día.