En este comienzo de semana quiero ponerme de acuerdo contigo y declarar lo que dice el Salmo 37:19 ” En tiempos difíciles, el pueblo de Dios será prosperado y en épocas de hambre tendrás abundancia.” Recibe esta poderosa promesa porque Dios va a intervenir en tus finanzas.

Se desata la bendición sobre tu economía y cada semilla que tú has plantado, te produce cosecha y esa cosecha se manifiesta. Yo declaro que esos contratos se firman, hablo negocios a la existencia y todo lo que está retenido o demorado, se suelta y llega a tu vida en el nombre de Jesús. ¡Amen!