Entramos en un año nuevo y Dios te recuerda que, así como él iba delante de su pueblo para guiarlos cuando los sacó de la tierra de Egipto, de la tierra de esclavitud, Él ira delante de ti, el Señor estará contigo, no te dejará ni te desamparará.

No temas, ni te intimides. No te enfoques en las cosas negativas que te sucedieron en el 2018 y aprende a mirarlas como un aprendizaje, como lecciones importantes que te ayudarán a enfocarte en lo que verdaderamente Dios que quiere que hagas.

El Señor va delante de ti, pero a la vez está contigo para sostenerte, y para ayudarte en este nuevo año a poseer todas las bendiciones que tiene preparadas para ti.