Dios nos ha provisto a todos de dones, de talentos y de capacidades exclusivas, y Él espera que desarrolles y multipliques el don que has recibido. No compitas, ni te compares con otras personas, ni trates de realizar cosas para las que tú no has sido llamado.

Desarrolla tus talentos al máximo, Dios te ha hecho así como eres y tú responsabilidad es descubrir y desarrollar esa área para la cual fuiste creado.

Repite :
Señor dame sabiduría para descubrir los dones y talentos que me has dado y ponerlos a funcionar. Desarrolla mis talentos al máximo, porque lo que tú depositaste en mí, tú lo usaras para bendecir a los demás. Te pido perdón si en algún momento descuide o menosprecié los dones que has puesto en mí. Me acepto de la forma única cómo me has creado y someto a ti todos mis dones y fortalezas para tu honra y gloria. En el nombre de Jesús. Amen.