Las promesas que Dios tiene para ti en su palabra traerán luz a tu vida y a todas las circunstancias por las que estés atravesando, ya sea un problema de salud, escasez en tus finanzas o cualquier circunstancia familiar. Comienza a visualizar tu situación como algo pasajero y no permanente y verás como esa situación comienza a dar un giro de cambio a tu favor.

Recibe la semilla que Dios tiene para tu vida, que es su palabra. Créela, declárala y medita en ella cada día y verás la diferencia.

La palabra de Dios para ti hoy está en Josué 1:5: “Así como estuve con Moisés, estaré contigo, no te dejare, ni te desamparare”.