La época navideña se ha comercializado tanto que a veces se nos dificulta enfocarnos en el verdadero significado de esta celebración.


Cuando nuestros hijos eran pequeños teníamos una costumbre todos los años, que aún en este tiempo la mantenemos, a pesar de que nuestros hijos ya han crecido y no están en casa, es algo que aún mantenemos y ahora también participan nuestros nietos.

El día de navidad, toda la familia nos reunimos alrededor del árbol y conversamos, compartimos y después Alberto siempre nos lee de la biblia la historia del nacimiento de Jesús del libro de Lucas. Los niños hacen preguntas y cada uno comparte de las bendiciones que han recibido y porque están agradecidos sin Dios. Les pedimos que nos compartan sus peticiones para el próximo año y después Alberto ora por cada uno de nosotros.

Esta es una de las tradiciones que siempre hemos mantenido como familia y después compartimos los regalos, comemos y cantamos cánticos de navidad.

Quizás estas fechas pueden ser tristes para algunas personas que quizás han perdido a un ser querido, o han emigrado y están lejos de sus seres queridos, pero nunca podemos olvidar que la verdadera razón de la navidad es que celebramos el cumpleaños de Jesús que vino al mundo a traer su luz y paz a nuestros corazones.