Padre Celestial te doy gracias por todo lo que has hecho por nosotros, porque tu mano siempre nos ha sustentado.

Te entregamos este nuevo año para que seas nuestro guía y nuestro protector ante cualquier situación que enfrentemos en este año.

Declaramos que será un año de crecimiento y desarrollo de todos los sueños que nacieron en el 2019. Nos mantenemos en expectativa esperando lo mejor de ti para nosotros. Tú eres nuestro protector, nuestro proveedor y el que nos ayuda a expandir nuestra visión. No somos escasos, ni vamos a estancarnos, sino seguimos adelante para alcanzar el propósito que tú tienes para nosotros.

Cubrimos nuestra vida y la de nuestra familia con la preciosa sangre de Jesús y hablamos un cercado de protección alrededor de nuestros hijos y nietos y activamos tus ángeles que los cuiden en todo momento.Ninguna arma forjada contra nosotros podrá prosperar.

Recibimos tu paz, tu gozo y el amor de Jesús y la comunión con el Espíritu Santo llena nuestra vida y corazones en este nuevo año. En el nombre de Jesús. ¡Amen!